Slow life: El maravilloso mundo lento

Un mundo lento (Slow life) es inimaginable en la sociedad en la que vivimos. Empezamos el día con prisas, atascos, responsabilidades en el trabajo, pagos de facturas, las tareas que conllevan llevar una casa y una familia, etc. Somos personas con el acelerador puesto 24/7. Uno de los valores que tiene ahora nuestra sociedad, es hacerlo todo más rápido y hacer las cosas en el menos tiempo posible. ¿Pero porqué?

El estilo de vida basado en la rapidez comenzó con el desarrollo del capitalismo. Ya sabemos que este, se basa en producir y producir en el menor tiempo posible, algo que también juega en su contra porque la rapidez por seguir produciendo deja poco tiempo para el control de calidad. No digo que haya que destruir el capitalismo, pero si darle un toque más humano, porque vivimos para servir a la economía cuando debería ser a la inversa.

¿Cuántas veces te has visto haciendo más de una cosa a la vez?, ¿Cuándo te sientas a comer, «aprovechas» ese tiempo para contestar correos y WhatsApp?, ¿ a cuantos coches has pitado e insultado por ir despacio cuando tú tenías prisa?, ¿sientes que te faltan horas al día? Bienvenida al mundo moderno y a su palabra de moda, LA ANSIEDAD.

Vivir deprisa no es vivir, es sobrevivir.

Carl Honoré

Actuamos como si llevásemos el piloto automático puesto, no razonamos ni pensamos muchas de las cosas que hacemos.

El mundo rápido nos obliga a comer mal y a destiempo, también a consumir desproporcionadamente, el mundo rápido nos está inculcando que el éxito es poseer cosas materiales, tener grandes casas, buenos coches, poder permitirte viajar… olvidando que lo más importante es poder tener tiempo para disfrutar de todas esas cosas. Vivimos en una sociedad que juzga constantemente y que da oportunidades basándose en como te ves y en lo que tienes.

Por suerte hay alternativas a este estilo de vida caótico, como por ejemplo el movimiento Slow, que es la filosofía de la lentitud.

Slow life

Filosofía Slow

La filosofía de la lentitud, significa tomarse la vida de otra manera, disfrutar de cada acción, momento y de cada persona, lejos de las prisas. Un estilo de vida más saludable, sostenible y feliz.

Esta filosofía surge en Italia en 1986 ante la protesta de la apertura de un McDonals en la Plaza de España en Roma. Inicialmente fue Slow Food, luego se extendió a otros ámbitos de la vida como Slow Life, Slow sex, Slow cities, etc. Los activistas del movimiento Slow afirman que podemos vivir mejor si consumimos, fabricamos y trabajamos a un ritmo más razonable. El Slow es un movimiento que nos enseña la importancia de vivir sin prisas para tener momentos de calidad.

Características de Slow life

  • Creen en el pequeño comercio y no en las cadenas de supermercados.
  • Optan por productos de temporada en vez de en la agricultura masiva con los mismos alimentos todo el año.
  • Creen en un mercado textil sostenible (Slow fashion), no en grandes multinacionales que explotan a países pobres para conseguir prendas baratas.
  • No creen en largar jornadas de trabajo.
  • Su objetivo es que consigamos saborear cada instante de nuestra vida.
  • Defienden comer sin prisa y productos de calidad ( Slow food)

Beneficios de Slow life

  • Ver la vida desde otro punto de vista.
  • Conocernos mejor a nosotras mismas.
  • Vivir sin agobios
  • Darles más valor a nuestras relaciones
  • Romper con la rutina
  • Sentir más bienestar
  • Calidad de vida

Si te interesa esta filosofía de vida y quieres profundizar en ella, te aconsejo el libro ELOGIO DE LENTITUD de Carl Honoré que es uno de los mayores defensores de este movimiento.

¿Estás dispuesta a bajar el ritmo y encontrarte con tu yo interior?

Ya hemos visto que las prisas constantes y esas ganas de querer acabar todo cuanto antes, nos hacen más daño de lo que podríamos pensar al principio. De hecho en la rapidez y en las prisas está la razón de ser del Estrés.

A lo largo de este mes vamos a ver como hay estilos de vida más saludables, sostenibles y felices.

Si tienes cualquier anécdota o pregunta no dudes en dejarlo en los comentarios.

¡Nos vemos por la vida!

4 comentarios en «Slow life: El maravilloso mundo lento»

Deja un comentario